El comportamiento de un niño es indicativo de su estado mental

No sólo la salud física es importante para el desarrollo de los niños. La mental, a veces descuidada, es básica. A la hora de revisar la dieta y actividad física de su hijo, valore también su comportamiento. Si nota que su hijo está triste, apático, pensativo o desmotivado, analice la situación puesto que será indicativa de algún problema.

Los niños se enfrentan a situaciones de cierta presión que o bien saben superar o bien encuentran dificultades para hacerle frente. Ante esta situación adversa, muchos no tienen el apoyo suficiente para sentirse felices y seguros. Varias son las manifestaciones que nos harían valorar el estado psíquico de nuestro hijo:

1. Falta de concentración.

2. Comportamientos extraños ante no conocidos como irritabilidad, tristeza o pérdida de interés.

3. Dificultad para conciliar el sueño debido a episodios de insomnio o de pesadillas frecuentes. Casos de enuresis nocturna (orinarse en la cama).

4. Actitud violenta y/o pasiva fuera y dentro del aula.

5. Trastornos en la alimentación y en el aseo personal.

6. Autolesiones.

7. Problemas para hacer amigos.

8. Desarrollo de un injustificado carácter introvertido.

9. Aparición de un carácter temeroso y resentido.

10. El consumo de alcohol y drogas.

Observe, compruebe y actúe sin vacilación. Las mejores opciones son:

1. Hable con su médico o con algún especialista. Los expertos en pediatría y psicopedagogía podrán ayudarle a solucionar dichos problemas.

2. Acuda al centro educativo. Los profesores, observadores diarios del comportamiento de su hijo, le informarán de su situación. Pida a los docentes apoyo escolar, si lo requiere.

3. Si el problema es muy grave, póngase en contacto con los servicios sociales de su localidad para conocer qué tipo de ayuda puede recibir la familia en asesoramiento psicológico.

 

Weduvi anima a los padres a que cuiden la salud mental de sus hijos

Dejar un comentario